Conocer Escandinavia a través del fútbol

Fútbol en Escandinavia

El fútbol es cada vez más global y esto tiene un importante componente social. Los aficionados siguen a sus equipos, pero no es el único fútbol que consumen, ya que está ganando peso la tendencia de realizar un turismo futbolístico, en el que se conocen ciudades y destinos europeos con este deporte como argumento. Un ejemplo es cantidad de turistas que viajan a España para conocer la liga hoy como un aliciente para viajar. Desde la perspectiva opuesta, ¿adonde van los aficionados españoles? Inglaterra e Italia son las otras dos grandes ligas europeas, si bien hay una región que resulta de gran atractivo para el público español, por lo diferente de su fútbol y de sus paisajes y ciudades: Escandinavia. 

Visitar el norte de Europa con el fútbol como excusa es un hábito cada vez más frecuente entre el turista español que ama este deporte. Esta región, en la que se incluyen varios países, abre una ventana a un entorno deportivo y social distinto al del sur del continente, lo que resulta un gran atractivo. Los éxitos deportivos de algunos clubes y de las Selecciones también son responsables del crecimiento de este modelo de turismo entre el visitante español. El mejor ejemplo se encuentra en Finlandia, que se clasificó por primera vez en su historia para una Eurocopa. Este hecho ha llamado la atención de los aficionados, que ahora quieren conocer más de cerca las características de la liga finesa. 

El modelo finés

El HJK Helsinki es el club más laureado de Finlandia, con 30 títulos de Liga y 14 de Copa, y es el principal referente de la capital. Juega en el Estadio de Toolo, también conocido como el Bolt Arena. Un recinto con capacidad para poco más de 10.000 espectadores que es un buen representante del modelo de estadios del país. Una capacidad reducida si se compara con otras zonas europeas y una cubierta que cubre al completo las gradas. Este es el estilo de los estadios fineses, ubicado además en un entorno deportivo con más campos de fútbol y zonas para otros deportes, que muestra la importancia del concepto social y de comunidad que rodean a los clubes deportivos en el norte del continente. 

Este estadio no es el más grande del país. Si bien los clubes se reparten el número de aficionados, hay un equipo que incluye a todos: la Selección. La clasificación para la última edición de la Euro ha significado un éxito sin precedentes en el fútbol fines y ha supuesto un importante impulso para ganar afición por este deporte. La fase previa a este torneo se jugó en el Estadio Olímpico, que tiene capacidad para 40.000 espectadores y que es la gran joya del fútbol nacional. Es un histórico y bonito complejo que acoge los partidos de la Selección. Fue sede de los Juegos Olímpicos de 1956, por lo que tiene un gran bagaje detrás, y durante siete décadas se ha mantenido su esencia, con las obligadas reformas correspondientes. Se caracteriza por una torre que alcanza los 72 metros de altura, desde la que las vistas de Helsinki son inmejorables. 

Noruega, fútbol en rincones inauditos

Otro país escandinavo que ofrece mucho encanto a través del fútbol y sus estadios es Noruega, que tiene la particularidad de repartir a sus equipos principales entre diferentes ciudades. El Rosenborg, de la localidad de Trondheim,  es el club más histórico y su estadio, el Lerkendal Stadion, ha sido sede de muchos partidos de la Champions League. Es un buen motivo para visitar esta zona del país, punto además de avistamiento de las famosas auroras boreales. Otra zona más remota se sitúa en el norte del país y se ubica en la localidad de Bodo, que con solo 50.000 habitantes es la sede del campeón de Noruega en 2020. El Bodo Glimt juega en un estadio con capacidad para 7.400 espectadores que ya ha visto como su equipo goleó por 6 goles a uno al histórico Roma, en la Conference League. Es otro motivo para visitar una de las zonas más desconocidas de Europa, donde los espectáculos naturales predominan. 

La visita a Oslo es obligada, por su historia y condición de capitalidad, y es recomendable reservar unas horas para el Ullevaal Station, sede de la Selección de Noruega. Aquí selló España su clasificación para la Eurocopa de 2004, en la eliminatoria de la repesca. Tras ganar 2-1 en la ida, La Roja venció en tierras noruegas por 0-3 con goles de Raúl, Vicente y Etxeberría. 

Suecia, al alza

Los éxitos futbolísticos en Escandinavia están siendo copados, en la última década, por los clubes suecos. El Malmo, en el sur del país, es un habitual en las competiciones europeas y ha llegado a superar la primera fase. Los partidos suecos generan un gran ambiente, con desplazamiento de aficionados visitantes, y asistencias que pueden superar los 20.000 aficionados. Quien visite Estocolmo puede conocer el Friends Arena, sede de la Selección Sueca que ha mejorado notablemente su nivel hasta alcanzar los cuartos de final del Mundial 2018. Moderno, innovador y con capacidad para 50.000 espectadores.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Otros



Comments are closed.