Los fiordos del Oeste de Islandia

islandia

La región de los Fiordos del Oeste es la más salvaje, menos poblada y posiblemente una de las más hermosas de Islandia ¿Qué hace tan especial esta zona? Indudablemente su belleza natural, y es que aquí encontramos acantilados tan sorprendentes como el de Látrabjarg (444m) el que en ocasiones es conocido como el “Finisterre de Europa”.

Se trata de un cabo formado por altísimos acantilados que además dan cobijo a un sinfín de aves marinas. Con más de catorce kilómetros de longitud, este sobrecogedor escenario acaba en el punto más occidental de Islandia, y por tanto de Europa. Un lugar que es visitado por los turistas a diario y que deja completamente maravillado a todo aquel que tiene la suerte de admirar su belleza.

No es la única maravilla natural de esta zona de Islandia, pues también podemos acercarnos a Hornbjarg, acantilado con zonas con una altura de unos 534 m, así como la famosa cascada Dynjandi, situada en el fiordo Amarfiordur y conocida como Fjallfoss (cascada de montaña). Este último lugar se compone de siete grandes saltos con una altura total de 100 metros y 30 de largo en su parte más alta y 60 en su base.

El mejor lugar para alojarnos si queremos ver esta maravilloso paisaje es el pueblo Ísafjörður. Se trata de un precioso lugar resguardado en su propio fiordo. Un núcleo urbano importante que cuenta con un sinfín de empresas de viaje que nos acompañarán a los puntos más interesantes de la geografía de esta parte de Islandia.

Entre todos esos destinos, además de los acantilados mencionados anteriormente, también podemos encontrar lugares como la Isla de Vigur, un lugar en el que el tiempo se ha detenido para dar paso a la tradición y la magia natural de sus costas.

Es la isla más grande de la Bahía de Ísafjörður, pero lo cierto es que en ella tan sólo vive una familia. Esta subsiste gracias a la agricultura, recolección de huevos, caza de aves y del turismo; y es que todos quieren ver cómo vive esta pequeña comunidad.

La mayoría de los edificios que aún se conservan son de finales del siglo XIX o principios del siglo XX. Así, aquí encontramos el único molino de viento que se mantiene en pie en Islandia.

Sin duda estamos ante un viaje lleno de magia en el que la naturaleza se mezclará con lugares tradicionales con mucha historia. Un recorrido que no podemos perdernos si viajamos a Islandia durante nuestras próximas vacaciones.

Otros lugares naturales de interés:

Foto vía:  beefortytwo

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Islandia



Deja tu comentario