Roskilde, antigua capital de Dinamarca

Roskilde

Ubicada al fondo de un largo y estrecho fiordo, en la isla de Selandia, Roskilde fue la capital de Dinamarca hasta 1417 cuando ésta pasó a ser la ciudad de Copenhague. Fue también la sede de un poderoso obispado a cargo de Absalón, el fundador de la capital.  De glorioso pasado vikingo y próspero presente, actualmente es una ciudad vibrante que nos invita a vivir la historia y cultura danesas con los cinco sentidos.

Para saberlo todo acerca de Roskilde, lo mejor es comenzar por el casco antiguo.

El punto central es la antigua Plaza del Mercado, custodiada por el edificio clásico del Ayuntamiento construido en 1803. Aquí podremos ver varias casas de los siglos XVI a XIX, como en la Kirkestræde, una de las calles que convergen en la plaza; la más antigua de todas es la que está en el N° 20, construida en 1527. Recomendamos visitar el Museo Municipal, que alberga colecciones relacionadas con la historia y las tradiciones locales y funciona en un antiguo almacén, y la iglesia de San Nicolás, del siglo XIV con su torre coronada por una linterna.

Roskilde estuvo poblada desde los tiempos más remotos; en Lejre, en el centro de la isla de Selandia, se encuentra el Forsøgscenter Lejre, una recreación de un poblado prehistórico de la Edad de Hierro. Fue creado en 1964 y es ideal para visitar con niños, ya que propone muchas actividades como vestir trajes de época y realizar actividades cotidianas.

En el centro de la ciudad se encuentra la Catedral: fue declarada Patrimonio de la Humanidad y en ella descansan los restos de 38 reyes de Dinamarca desde Margarita I quien vivió entre 1353 y 1412. Comenzó a construirse en 1170 y se terminó en el siglo XIV, combinando estilos románico y gótico. Para continuar con el recorrido por iglesias, visitaremos la de San Jorge, que domina el fiordo en el centro de lo que fue un antiguo pueblo de pescadores, y la Iglesia Romana, única en Dinamarca, construida en el siglo XII y que ha llegado casi intacta hasta nuestros días. Está flanqueada por dos impresionantes torres gemelas y alberga en su interior frescos con escenas de guerra y del Nuevo Testamento.

Queda mucho en el tintero, como el Museo de los Barcos Vikingos, a orillas del fiordo, junto a un astillero en el que actualmente se construyen barcos con las técnicas milenarias. Son cinco barcos del siglo XI y cuenta con un puerto en el que hay dos barcos que realizan cruceros de verano, y varios castillos de impresionante belleza como el de Frederiksborg, en el que funciona el Museo Nacional de Historia Danesa, o el de Ledreborg, con su hermoso jardín abierto al público. Si llegan en verano, podrán participar del Festival de Roskilde, el más importante de música y cultura del norte de Europa.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Dinamarca



Deja tu comentario