La Torre Redonda, orgullo de Copenhague

La Torre Redonda de Copenhague

¿Recuerdas el cuento “El encendedor de yesca” de Andersen? La torre a que alude el cuento existe y está en Copenhague: es la Rudetaarn, la torre redonda, construida en 1642 para albergar el Observatorio, y destinada a formar parte del Trinitatis, que debía reunir las tres estructuras más importantes para la cultura del siglo XVII: el observatorio, la Biblioteca y la iglesia para estudiantes.

Además, es uno de los mejores lugares para descubrir la ciudad, ya que su rampa en espiral y su escalera de caracol llevan a un espectacular mirador a casi 35 metros de altura. La torre fue diseñada por el propio rey Christian IV y los bocetos originales se conservan en el Archivo Nacional; una jeroglífico en letras doradas, en la parte superior, alude a la sabiduría y justicia de este bondadoso rey. Su rampa en forma de caracol es única en la arquitectura europea: es la única conexión entre las diferentes partes del complejo y sus 209 metros de largo dan 7 vueltas y media alrededor del núcleo de la torre.

La plataforma está rodeada de una hermosa reja realizada por Kaspar Fincke, el herrero artístico de la corte, en 1643; está decorada con el monograma del rey y las letras RFP (Regna Firmat Pietas) que significa: La piedad fortalece los reinos.

Aquí se encuentra el observatorio astronómico más antiguo de Europa en funcionamiento. Hasta 1861 fue utilizado por la Universidad de Copenhague y desde 1929 está abierto al público. El telescopio fue construido por el famoso relojero Jens Olsen, y refleja la antigua fascinación por las estrellas de los pueblos escandinavos, que las utilizaban para la navegación desde que el primer astrónomo dinamarqués, llamado Petrus de Dacia, en 1274, realizó mediciones con un astrolabio en Roskilde.

En realidad, este observatorio se construyó como un rival de la orgullosa Holanda, que había creado el suyo en la Universidad en 1633 y su objetivo era medir y descubrir la posición de las estrellas para construir mejores mapas. Muchas investigaciones se perdieron por un incendio en Copenhague en 1728, pero en 1929 se construyó una nueva cúpula invitando a todos los habitantes de Copenhague a disfrutar del magnífico espectáculo celeste.

Información práctica

  • Dirección: Købmagergade 52
  • Admisión: hay una entrada para adultos por 25 coronas danesas mientras que los niños de 5 a 15 años entran por 5 coronas.
  • Horario de la torre: Entre mayo y septiembre todos los días de 10 a 20h y de septiembre a mayo todos los días de 10 a 18 h.
  • Horario del observatorio: martes y miércoles de 19 a 22h.

Foto vía: Rundetaarn

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Dinamarca



Deja tu comentario