El clima en Dinamarca

Dinamarca

El clima de Dinamarca está marcado fuertemente por dos factores. Por un lado están las corrientes cálidas del golfo y por otro su situación geográfica en el continente europeo. Gracias a estos dos factores el clima del país es mucho más suave que en el resto de los países escandinavos. Podríamos decir que es un clima caracterizado por la transición entre el clima atlántico y el continental.

Las cuatro estaciones están bastante marcadas, aunque el clima es mucho más suave evitando por tanto las bajas temperaturas a las que son sometidos ostros países colindantes. Su temperatura media es de 7,7° C, las más bajas se registran en febrero con 0 ° C de media, y las más altas en agosto, con una media entre 15° C y 20° C.

Durante los inviernos se puede decir que Dinamarca es fría y ventosa, las temperaturas bajarán, no obstante es raro que desciendan más de -8°C. La nieve no suele estar presente durante los invierno, pero en los últimos inviernos sí se han sufrido estaciones más extremas con abundancia de nieve. Por otro lado, las heladas si son bastante frecuentes, llegando incluso a durar 125 días en la Península, aunque en las islas y en la costa no duran más de 100.

Los meses más templados son abril y mayo, mientras que los más calurosos son junio, julio y agosto. Buen momento para viajar, ya que a pesar de que el calor hará presencia no tendremos temperaturas sofocantes y podremos dedicarnos a pasear por sus ciudades sin mucho agobio.

El otoño está marcado por las precipitaciones, aunque podemos decir que es bastante suave en temperaturas, y además largo por lo que es una buena fecha para viajar si no nos importa encontrarnos con algún que otro día lluvioso.

Al soplar el viento desde el Oeste, la costa occidental es la que más precipitaciones registra durante el año, aun así son moderadas aumentando éstas cuanto más cerca se está del Atlántico.

La costa es un factor importante de Dinamarca, pues el país está completamente rodeado de ella. Por este motivo es frecuente observar bañistas disfrutando de las aguas, las cuales suelen tener una temperatura entre los 17˚C y los 22˚C de junio a agosto, y puede llegar a 25˚C en agosto.

Por último, cabe destacar que la humedad es realmente alta. Por tanto, si venimos de una ciudad en la que no contamos con esta humedad podremos notarlo rápidamente en nuestro cuerpo; y es que en invierno oscila entre el 90 y el 92%, descendiendo en verano hasta el 75%.

A pesar de que como hemos comentado el clima no es nada extremo, lo cierto es que si queremos ir con seguridad y cerciorarnos de que tendremos una temperatura agradable para recorrer nuestro destino, lo ideal es ir desde mayo hasta agosto e intentar evitar los inviernos.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: portaldinamarca.wordpress

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Dinamarca



Deja tu comentario