El Castillo de Kronborg, en Helsingor

Castillo de Kronborg

Llevado a los anales de la Literatura Universal bajo la denominación de Elsinore y de la mano de William Shakespeare, quien situó en él la acción de “Hamlet” y, del mismo modo, calificado por la Unesco como lugar Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, el Castillo de Kronborg debería de ser una de tus visitas obligadas si tienes planificado un viaje a Dinamarca.

Próximo a Helsingør, es uno de los tres monumentos del país que han conseguido colarse en la prestigiosa lista elaborada por la Unesco, siendo los otros dos la Catedral de Roskilde y las runas y sepulcros de Jelling.

Su historia se remonta al siglo XV, cuando en la zona se erigió la fortaleza de Krogen bajo mandato del rey Erico de Pomerania, quien insistió en el hecho de que todos los barcos que atravesasen el estrecho del Oresund para entrar o salir del Mar Báltico, debían de pagar un peaje. La fortaleza venía a cumplir la función de asegurarse del cobro de tales impuestos.

Su nombre actual le fue dado un siglo más tarde, cuando la fortaleza fue reconstruida por Federico II y convertida en un maravilloso castillo de estilo renacentista el cual era único en Europa, tanto por su aspecto como por su tamaño.

Sin embargo, y tras varios incendios y asedios, el castillo se vio envuelto en una serie de reconstrucciones bajo diferentes reinados, incluso llegando a funcionar como prisión (fue, asimismo, el lugar escogido por la reina Carolina Matilde para recluirse en el siglo XVIII), hasta conseguir el aspecto que luce en nuestros días.

En la actualidad, su importancia como castillo se ha visto obviamente disminuida y, hoy en día, se utiliza como sede del Museo Marítimo y de Comercio de Kronborg, pudiendo algunas de sus salas ser visitadas por el público.

Foto Vía: Escapadas Europa

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Dinamarca



Deja tu comentario