Compras típicas en Dinamarca

Royal Copenhagen

El precioso país de Dinamarca cuenta con un sinfín de regalos típicos que podremos adquirir, o bien para nosotros, o bien para cualquier amigo o familiar. Por norma general estos regalos y productos típicos tienen un precio alto, debido a que la vida es mucho más cara allí. No obstante, si buscamos bien, podremos encontrar tiendas con precios un poco más asequibles. Tan sólo debemos andar y andar hasta dar con ellas.

En cuanto a los regalos, podemos diferenciar aquellos que podrían catalogarse como souvernirs y los productos típicos.

Respecto a los primeros, encontraremos un sinfín de variedad en cualquier punto del país, normalmente en pequeñas tiendecitas ubicadas en las zonas más céntricas de los núcleos urbanos, aeropuertos o estaciones de tren.

Estos se basan en la típica sirenita, objetos relacionados con los vikingos, banderas danesas en cualquier taza, cenicero o llavero o las camisetas esas de I Love Dinamarca.

En estas tiendas también encontraremos un objeto bastante común en el país y que se aleja un poco más de los productos del merchandising turístico. Se trata de unas reproducciones en latón de los buzones de correo del sistema postal del país. Lo cierto es que este objeto es bastante típico, considerado un souvenir tradicional en el país, y la verdad es que ese aspecto retro le da un gran encanto. Recomendable por tanto a la hora de regalar a familiares y amigos.

Cubiertos los souvenirs,  es hora de ver que productos típicos podemos encontrar en esta parte del mundo. Para empezar, hay que destacar que en Dinamarca hay gran tradición a la hora de trabajar la porcelana y la cerámica. Por este motivo, no será raro encontrar pequeñas tiendas o incluso puestecitos callejeros en los que los que encontrar objetos con estos materiales de una gran calidad. Una de las marcas más importantes en todo el país es Royal Copenhagen, que nos mostrará un sinfín de elementos realizados en cerámica de miles de colores, aunque los más típicos suelen ser los blancos, azules y rojos.

El cristal aquí también se trabaja, y muy pero que muy bien. Así pues, también podremos encontrar vasos tallados de cristal o figuritas de cristal tallado. Son objetos bastante delicados, pero lo cierto es que quedaremos muy bien si volvemos a casa con alguna de estas piezas de artesanía.

Aunque un poco más perecedera, la margarita es un producto de lo más típico en la ciudad. En forma de flor es bastante difícil que llegue a nuestro hogar, pero lo cierto es que no es mala idea buscar alguna tienda en la que nos suministren semillas para posteriormente poder plantarlas en nuestro jardín.

Para los que busquen prendas de ropa calentitas, tienen que preguntar por las de lana que vienen directamente de las Islas Feroe. Son muy bonitas y realmente abrigadas.

Si viajamos con niños seguramente se encaprichen de algún juguete de construcción Lego. Es inevitable adquirir alguno de estos juguetes, pues la marca más internacional de Dinamarca se encarga de crear escaparates llenos de imaginación y magia para llamar nuestra atención.

Para los más golosos, también es posible comprar productos gastronómicos de la tierra. Evidentemente hay que pensar en el queso; y es que el país es famoso a nivel internacional por la calidad y variedad de este producto. Cada región tiene sus quesos. Os recomendamos algunos como el Requesón ahumado, el delicioso feta, el Havarti, el Danbo, el Danablu o el Castello Blue.

Por último, comprar algún licor típico puede ser una excelente opción. Para los cerveceros, Dinamarca cuenta con dos marcas bastante conocidas internacionalmente como la Calsberg y Tuborg. Aunque también está la posibilidad de adquirir algún licor típico como el Cherry Heering (licor de cereza) o el Akavit (a base de hierbas y bayas).

Fotos vía: Gryffindor

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Dinamarca



Deja tu comentario